Microbiota intestinal 

El intestino está colonizado por innumerables microorganismos, con funciones esenciales en el organismo.
 
La gran mayoría de ellos son beneficiosos, pero otros pueden crecer de manera descontrolada, o migrar o zonas donde no deberían estar y esto puede repercutir de forma negativa en el estado de salud.

 

  • Cuando, por distintas razones, se ve alterado el equilibrio entre microorganismos "buenos" y "malos"  pueden aparecer en la persona desequilibrios importantes, especialmente si este desequilibrio se mantiene en el tiempo

  • Además a largo plazo, un desequilibrio de la microbiota, puede repercutir en una mala absorción de nutrientes.

 
Síntomas  frecuentes de desequilibrios de la microbiota:
  • Intolerancia a ciertos alimentos

  •  Migrañas

  •  Dolores musculares

  •  Hinchazón y dolores abdominales

  •  Gases

  •  Trastornos de piel

  •  Alergias …

  • Estreñimiento / diarrea

Grupos funcionales de microbiota

 

Una de las formas de entender la microbiota, es a través de distintos grupos funcionales, cada uno de ellos encarga de cumplir funciones muy concretas, que se ven alteradas cuando los porcentajes de estos microorganismos sufren un desequilibrio, ya sea por exceso o por defecto. Algunos de estos grupos son:

 

Microbiota protectora

Es la encargada de proteger frente a microorganismos nocivos y mantener en buen estado la mucosa intestinal.

 

Microbiota muconutritiva

Akkermansia muciniphila y Faecalibacterium prausnitzi, son las dos bacterias esenciales para formar mucus y nutrir a la mucosa.  

 

Microbiota inmunomoduladora

Es la responsable de modular la respuesta inmunitaria.

 

Microbiota proteolítica

Es la responsable de la digestión de parte de las proteínas. Cuando está en exceso, puede alterar la digestión y el buen funcionamiento hepático.

Microbiota fúngica

Formas parte de la microbiota sana, pero su sobrecrecimiento puede generar muchos desequilibrios, como sucede con la Candidiasis.

Existen también otros microorganismos como parásitos y/o cándidas que también pueden ser causantes de desequilibrios cuando crecen en exceso.

 

Además hoy en día, se tienen en cuenta otros parámetros tales como Zonulina, LPS, que pueden en caso de estar elevados, ser indicativos de un exceso de permeabilidad intestinal que se relaciona con inflamación y otros signos de desequilibrio.

 

¿Cómo recuperar el equilibrio de la microbiota intestinal?

 

Existen distintas herramientas que pueden ayudar a recuperar el equilibrio intestinal, cuando este por alguna razón, se ha perdido.

 

Algunas recomendaciones son fácilmente aplicables:

  • Hacer buena masticación y ensalivar bien los alimentos. (la saliva contiene enzimas digestivas que comienzan a digerir parte de los alimentos).

  • Comer alimentos ricos en fibra: vegetales y frutas variados (en caso existir SIBO, pueden no sentar bien y hay que hacer un abordaje para mejorar su tolerancia).

  • Incluir alimentos fermentados en la alimentación diaria (salvo en caso de un exceso de histamina)

  • Elegir alimentos frescos, naturales (trata de evitar la comida precocinada y alimentos desnaturalizados).

  • Dedicar tiempo de calidad en cada comida, libre de estrés y distracciones.

  • Seguir una alimentación muy variada, eso permite tener una microbiota más rica y por tanto más funcional.

  • Dejar descansos digestivos entre comida y comida, para favorecer las labores del CMM (limpieza del organismo)

 

En algunas ocasiones, el desequilibrio de la microbiota intestinal puede ser muy grande y llevar a que la persona sufra muchos y muy diversos síntomas, en esos casos, puede ser recomendable realizar a un test de microbiota que permita valorar el estado de los grupos funcionales y del resto de parámetros citados anteriormente.

Para eso, siempre recomiendo solicitar siempre el acompañamiento de un profesional.

Para una información más detallada puedes contactar conmigo a través de mi e-mail: info@alimentatuvida.net

foto web microbiota.png