24/03/2018

Escrito por:

Cuanto más abrimos nuestras manos para dar, más abiertas quedan para recibir todo aquello que la vida desea regalarnos...

Dar y recibir han de estar en equilibrio, tan desequilibrado es Dar constantemente sin permitirnos recibir, como querer recibir constantemente sin D...